RSS

Archivo de la categoría: Enoturismo

De ‘viños’ por Pontevedra: alternativa A (calle Real)

Comenzamos un paseo por diferentes rutas por España donde merece la pena tomarse un vino acompañado de su correspondiente tapa. En esta primera parada nos centramos en la calle Real, una de las arterías principales del casco antiguo de Pontevedra ciudad. Os proponemos cuatro vinos DO Ribeiro en cuatro locales donde hay que pararse y disfrutar.

Borona:


Vino: Ribeiro Rey Lafuente dorado

Precio: 1,50 euros por copa

Tapa: Alubias blancas -tipo judión- estofadas

Descripción: Situado en la plaza Curros Enríquez. Tiene una amplia bodega. El vino siempre acompañado de tapa que va variando. ‘Borona’ trabaja tanto las raciones como el menú del día (a 12 euros) aunque su punto fuerte es la ‘hora del vino’. El trato del personal es correcto. Tiene terraza.

Boa Vila (‘El Hotelito’):


Vino: Ribeiro Viña Costeira
Precio: 1,50 euros

Tapa: chorizo ibérico y empanadillas de atún.

Descripción: Situado en la calle Real (4 y 6), se trata de la cafetería del Hotel Boa Vila que abrió sus puertas en junio de 2009. Permite comer tanto de raciones como a la carta con una calidad-precio a tener en cuenta. La selección de vinos es amplia. Daniel Díaz de León es el gerente del local y te hará sentir como en casa. El vino siempre viene acompañado de tapa (incluso más de una y tan sabrosas como unos chopitos fritos). Tiene terraza y comedor bien vestido.

El Barbol:


Vino: Ribeiro Viña Barral
Precio: 1,10 euros

Tapa: tortilla de patata y chorizo a la cerveza

Descripción: Situado en la calle Real,17. Es un clásico de la hora del vermouth al que siempre acompañan con un pinchito de tortilla más otra tapa que va cambiando según el día. Muy recomendable la del martes: huevo frito con pan de maíz; otras propuestas son gulas al ajillo, ‘xoubas’ fritas o ensaladilla. Ofrece la posibilidad de comer a raciones –y medias raciones- aunque en este apartado aún tiene mucho que mejorar. La amabilidad del servicio es mejorable. No tiene terraza.

La Estafeta:


Vino: Ribeiro Pazo do Mar
Precio: 1,70 euros

Tapa: ‘Pulga’ de salchichón

Descripción: Situado Plaza Celso García de la Riega, 4, al final de la calle Real. Ofrece una buena propuesta de vinos, cervezas internacionales –no tiene caña nacional- y copas de importación (amplia gama de ginebras premium). La tapa siempre suele ser la misma aunque puede variar el embutido. El trato del personal es aceptable. Tiene terraza.

 

‘Bacalhau’ y vinos de Oporto a orillas del Duero

Aprovechando los últimos días del verano cruzamos la frontera para vivir una plácida jornada de septiembre en Portugal. Viajamos rumbo a Oporto. Las bodegas, a orillas del río Duero, son nuestro destino.

En pleno trabajo de vendimia las bodegas son reclamo de turistas y curiosos que buscan conocer con más detalle la elaboración del vino dulce portugués.

Nos acercamos a la ‘Bodega Vasconcellos‘ para estudiar los vinos con los que trabajan. Nos hablan de las uvas tintas (Roriz, Barroca, Touriga…), de los diferentes tiempos de fermentación en barrica y botella, de la situación de sus viñedos a más de cien kilómetros de Oporto o de las últimas novedades como la elaboración de un ‘Oporto Pink’ (rosado) que está poco a poco ganando adeptos.

La mejor manera de conocer los caldos en profundidad es degustándolos, así que nos sentamos a la mesa con la mirada puesta en el ‘Douro’.

De Oporto no se puede marchar uno sin probar su Bacalhau (Bacalao), seña de identidad de la cocina portuguesa. Visitamos ‘Casa Dias‘, pequeño espacio de comidas, a orillas del río para sentarnos a su mesa.

Se dice en Portugal que al menos hay 365 recetas de bacalao, una para cada día del año, y en Casa Dias cumplen con el dicho. El restaurante trabaja con maestría el pescado en sus diferentes formas (bacalhau à brás, guisado, en pastel, as natas…). Aconsejado por el personal del local me decanto por un clásico: a la brasa.

Mientras esperamos al plato principal escogemos un queso portugués ‘Saloio’ (de oveja y bajo en sal) para ir engañando al estómago. Los acompañamos con diferentes panes (excelente la ‘broa de Avintes’ de harina de centeno y mijo) que untados con mantequilla salada fueron un bocado espectacular.

El Bacalao, acompañado de patatas cocidas, cebolla cruda en juliana y aceitunas, estaba soberbio. En su punto de desalado, se laminaba a la perfección.

Un café sólo puso punto y final a la comida. Comer en ‘Casa Dias’ sale por unos 15-20 euros persona.

La mejor forma de cerrar el viaje es embarcarse en un rabelo (réplicas de las antiguas embarcaciones de transporte fluvial) y navegar por el Duero observando el encanto de Oporto.

Un buen bacalao y unos tragos de Oporto semiseco bien valen un viaje relámpago a Portugal.

 

Etiquetas: , , , , , ,