‘Bibo’, la hamburguesa de Dani García: un querer y no poder para McDonald’s

1

En los últimos días he leído en varios medios por activa y por pasiva sobre la hamburguesa ideada por Dani García (chef con dos Estrellas Michelin) para la cadena McDonald’s. Los informes no dejaban en muy buen lugar su ‘Grand McExtrem BiBo’, así que para poder hablar, mejor probar…

Llevaba años sin pisar un McDonald’s y aprovechando una noche de fútbol decidí ponerme a la cola de uno de sus locales en Madrid. Lo primero que me llamó la atención es que de las decenas de personas que tenía en la cola nadie se llevaba la ‘BiBo’.

2Pedí la hamburguesa sola, sin patatas, sin menú. Me sorprende que la camarera me diga: “Buena elección, en breve subirá su precio”. ¿Habré acertado? ¿Estará rica? La hamburguesa me salió por 4,35 euros creo recordar.

Me la sirve en cuestión de segundos –tenía una torre de ellas preparadas- y me la llevo para casa. Ahí está el primer error. En el local (la destape para verla) la hamburguesa no tenía mala pinta pero con el paso del tiempo…

3

Llego a casa, apenas 10 minutos después, y noto que la hamburguesa está fría. Pero bueno, vamos allá… de peores hemos salido. La destapamos y me encuentro con un pan (salvemos las distancia) tipo pretzel. No sabe mal pero cada bocado te deja la sensación de estar comiendo ‘grasaza’… y las manchas en las manos lo dejan claro.

4

Lo que más se ve en la hamburguesa es la lechuga. Hay por todas partes. Diría que es como comerte una ensalada de lechuga y por supuesto deja mucho que desear. Pero lo que es malo de verdad es la lámina fundida, no quiero decir queso porque realmente no sé lo que es.

La carne son dos discos de ternera del McDonald’s. Sin más. También te encuentras con unos pequeños trozos de cebolla crispy que se suponen que dan crujiente a la hamburguesa aunque en mi caso ni se notaba.

5

La Bibo lleva una salsa, también creación de Dani García, que diría que es lo mejor de la hamburguesa. En resumen: pan grasiento, carne tipo, lechuga como para una ensalada, algo fundido, y salsa aceptable.

¿Repetiría? No me he muerto ni he pasado una mala noche pero no es lo mío. Quizás sea la mejor hamburguesa que tiene ahora mismo en la carta McDonald’s pero por algo llevo años sin acudir a uno de sus locales. Estoy seguro que Dani tendrá sus motivos para haber firmado la Bibo pero a mí no me convencen.

Asgaya, gran producto, buen servicio y clásicos de la cocina asturiana en Madrid

asgaya_2 Cada vez que visito un restaurante “asturiano” fuera de mi tierrina por primera vez siempre me recorren los mismos interrogantes: ¿Qué me encontraré? ¿Buen producto o banderas de Asturias por todas partes?. En Madrid hay restaurantes de comida asturiana francamente buenos pero por desgracia también tenemos unos cuantos que poco o nada se parecen a lo que un asturiano de nacimiento entiende por su gastronomía.

Dicho esto y aprovechando el primer fin de semana de sol en la capital salimos a comer a un restaurante astur en el que tenía grandes expectativas… y no me fallaron. Nos acercamos a ‘Asgaya’ (Doctor Fleming, 52), un local que de la mano de Manuel Fernández –asturiano de Pola de Allande- se ha convertido en referencia para todos los que estamos fuera del Principado.

6_ok

El local cuenta con un amplio comedor –incluye un reservado- y una zona de barra perfecta para picotear algo. En nuestro caso nos sentamos en una preciosa terraza climatizada muy agradable. Con un cóctel para el vermut y unos bombones de queso de aperitivo repasamos su carta de producto asturiano.

Nos dejamos aconsejar por el buen servicio que tienen y así pedimos varias cosas para compartir y poder probar su amplia cocina. Eso sí, pedimos que sean clásicos de la casa.

Abrimos la comida con uno de sus grandes platos: las sardinas ahumadas con hierbas silvestres sobre hogaza tostada. El pescado se presenta en una tartera humeante para después servirlas sobre un crujiente pan con tomate. Un bocado espectacular.

1_ok

En el apartado de los entrantes también destacan otros como el bombón de queso cabrales, croquetas de la abuela o las anchoas artesanas. Nosotros seguimos con otro de los platos que más se piden en Asgaya: la lasaña de centolla cremosa con verduras, crema de andaricas (nécoras) y piparras. Realmente bueno.

4_ok

Asgaya ofrece buenos platos de cuchara como la fabada o las verdinas al estilo de Cudillero y también destacables carnes los cachopos al estilo Allende –en la foto-, cochinillo y rabo de toro, lomos de buey o el clásico arroz con pitu de caleya.

7_ok

Preferimos compartir dos pescados… a cada cual mejor. Primero un taco de pixín (rape) con salsa de oricios. Estaba impresionante y con una presentación realmente cuidada.

2_ok

Y por último una merluza a la sidra con almejas. Recuerdos asturianos en cada bocado. También tenía una gran pinta el bacalao al pil-pil o la lubina salvaje, entre otros.

3_ok

Dejad sitio para el postre porque los frixuelos con crema o el chocolate costrado piden su protagonismo. Como nuestra comida era de clásicos no pudo faltar el arroz con leche requemado. Y aquí sí que puedo decir que hacía tiempo que no lo tomaba tan bueno.

5_ok

Con un café cerramos la comida. Asgaya es producto, modernidad pero sin perder el sentido, aromas asturianos, buen servicio y trato agradable. En resumen un trozo de Asturias en Madrid. Un restaurante donde un asturiano se siente como en su casa. Una visita para repetir.

Dirección: C/ Doctor Fleming, 52, 28036 Madrid
Teléfono: 913 53 05 87
Precio medio: 25-30€ (barra) – 35-40€ (restaurante)
Web: http://www.restauranteasgaya.com
Agradecimiento: AccionyCommunicacion

Treze, cocina tradicional, picoteo renovado y sobre todo honestidad de Saúl Sanz

sual_1Quedan pocos días para la primavera pero en Madrid parece que ha llegado. Hace sol y el sábado llama a perderse por sus calles. Un momento perfecto para conocer uno de esos restaurantes que tenía apuntado en la agenda como imprescindibles: Treze, la cocina del chef Saúl Sanz y su mujer Elena Ursu.

Saúl Sanz, formado en fogones como ‘Terrabacus’ o ‘Balzac’ entre otros, ha dado un paso más en su aventura gastronómica cambiado el restaurante de sede: de San Bernardino, 13 –de ahí el nombre del restaurante- a General Pardiñas, 36. Eso si, manteniendo su espíritu.

t_1

Lo primero que nos llama la atención al entrar en el local es la cuidadosa y minimalista decoración, se nota la mano de EstudioCeroEspacio. Treze te recibe con una barra perfecta para el vermut que da la bienvenida a unas mesas de barra. En la planta de arriba tiene un comedor más formal.

Como la idea es picotear algo para conocer la ideas de Saúl nos sentamos en una mesa de barra y tras saludar al chef y con una copa de vino de Rioja en la mano estudiamos la carta. Buenas raciones como la ensaladilla de Saúl y Elena; el Ceviche de corvina, pulpo y zamburiña o la Morcilla de Burgos artesana.

Aconsejados por Saúl nos decantamos por unos Mejillones al vapor, curry amarillo y lemon grass para abrir el picoteo que realmente estaban muy buenos.

t_2

Seguimos con unas riquísimas alcachofas confitadas y terminadas al horno con un AOVE y su punto de sal perfectos.

t_4

Mención especial para las cocas de Treze como la de arenque marinado, humus, tomate y olivas o de setas y jamón de pato. Nosotros probamos la de Roast Beef de ternera con muselina de chile y crudites. Crujiente, ternera en su punto, fresca, punto de picante… algo sencillo pero realmente logrado.

t_3

Otra de las agradables sorpresas de la comida llego con un falso rissotto que Sául realiza con pasta puntalette con setas variadas y foie. Lo sirven en una pequeña cazuela, perfecta para compartir.

t_6

Deja hueco para el postre porque llevan la firma de Elena Ursu: Tatin de pera y mango, Arroz con leche, flan de queso o quesos artesano de Madrid. Cerramos la comida con una potito de chocolate y galleta tipo Oreo, perfecto para los más golosos.

t_5

Treze es frecura, cocina actualizada, producto y producto, ideas de Sául y Elena y sinceridad en los fogones. Precios contenidos, un ambiente de lo más acogedor y un servicio correcto y cercano. Un restaurante que pasa a la lista de imprescindibles de Madrid. No lo dudes, ya sea primavera o invierno pásate por esta cocina.

Dirección: C/ General Pardiñas, 36, 28001 Madrid
Teléfono: 915 41 07 17
Precio medio: 25-30€ (barra) – 35-40€ (restaurante)
Web: http://www.trezerestaurante.com
Agradecimiento: S&Q Communication

‘Oribu’, Asia y España se dan la mano

Dim-sum de rabo de toro; tortilla de patatas fritas en tempura; albóndigas de pollo de corral en guiso de coco… La propuesta es rompedora: la cocina española más tradicional unida a las técnicas e ingredientes del otro lado del mundo. Oribu Gastrobar viaja entre Oriente y Occidente para fusionar platos 100% españoles con recetas y sabores propios de la cocina oriental, como el tataki o los futomakis.

Oribu Gastrobar (13)

 

Al frente de los fogones de Oribu (oliva, en japonés) se encuentra Óscar Horcajo. Tras estudiar a fondo la gastronomía del país asiático y trabajar cinco años en los reconocidos Nodo y Pandelujo en España, junto a su mentor Alberto Chicote, las creaciones del chef han adquirido personalidad propia

  • ¿Qué comemos? Un viaje gastronómico en la carta

La carta del gastrobar viaja entre los dos mundos para ofrecer primero platos para compartir como las croquetas cremosas de jamón ibérico fritas en pan japonés; huevos rotos de corral con patatas confitadas y atún rojo (en la foto) o el arroz meloso de pulpo, jugo de nécoras y edamame.

Oribu Gastrobar_Los huevos rotos de corral con patatas confitadas y atún rojo

El recorrido culinario de Oribu hace una parada en los sushis con un giro diferente: nigiri de salmón gratinado teriyaki o de atún rojo Bilbao-Tokyo; futomaki de langostinos fritos en tempura con mayonesa de curry y lima o un original atún rojo, tomate lio, aceitunas negras y piparras vascas.

Oribu Gastrobar_Futomaki de atún rojo, tomate lio, mayonesa de aceitunas negras y piparras vascas

Del mar proceden también el espeto de atún kabayaki, romesco y aceite de ajo; el tataki de pez mantequilla, salsa miso-yuzu y bonito seco o el ceviche con leche de tigre nikkei. El pulpo asado teriyaki con ali-oli de los tallos y hojas de wasabi y el tartar de atún rojo, limas, chipotle y regañás (en la foto) completan el menú marino.

Oribu Gastrobar_Tartar de atún rojo, limas, mayonesa de chipotle y regañas (2)

Para carnívoros, además de las imprescindibles albóndigas en guiso de cacahuete y kimcheé, hay sitio para las carrilladas ibéricas al curry rojo; un steak tartare “East and West” o la hamburguesa 100% de presa ibérica a la barbacoa japonesa.

Con el mismo espíritu de aproximar ambos mundos, el prestigioso arquitecto Álvaro Oliver Bultó ha creado diferentes atmósferas en el local que avanzan desde la taberna española hasta el comedor íntimo asiático. Organizado en tres ambientes, Oribu recrea también esa combinación de culturas en su decoración, donde los muebles vintage se mezclan con lámparas contemporáneas en una puesta en escena cuidadosamente casual.

Dirección: C/ Barquillo 10. Madrid.
Teléfono: 915 24 03 17.
Precio medio: 25-30€
Web: http://www.oribugastrobar.com
Información y fotos: Made of Stars

‘SOT, la Vermutería': el sótano más gamberro de Sergi Arola en Madrid

Todo lo de arriba, baja y lo de abajo quizás pueda subir. Son los dos nuevos conceptos con los que trabaja Sergi Arola. El chef catalán ha dividido su restaurante de Zurbano en Madrid en dos espacios. Por un lado mantiene el clásico restaurante y por otro nos hace un viaje canalla a Nueva York o Londres através de un sótano que ha denominado ‘Sot, la Vermutería’.

Sergi Arola Sara Fort y Fran Camino en SOT

En Sot descubrimos el lado más desenfadado de Arola. Las recetas más gamberras se entremezclan con platos de cuchara y otros clásicos como las cocas como la de hígado de pato o el Kebab de cordero lechal con su sopa de pepino-yogurt. Sot también será un laboratorio donde experimentar… y quizás alguna creación acabe en la mesa de arriba.

La carta tiene diferentes apartados, en concreto cinco partes: Lovermut, con aperitivos para acompañar el vermut; Clásicos & básicos, con creaciones como la ensalada de mozarella de búfala con Raff o un ceviche de rape y gambita blanca. Cosa Nostra, con unas clásicas mollejas de ternera a la crema; Me tienes frito, donde no faltan las patatas bravas ‘Arola’ y una nueva versión de su famoso bocata de calamares y Para no perderse, con unas alitas fritas de pollo ‘Kimchi’ que darán mucho que hablar…

Coca de foie con verduras SOT

Para acompañar, el ‘Corner de Fran’, con una selección de ocho vermús y unos cócteles del barman Francisco Camino: Freszly Mojito con ron Premiun, zumo de menta y piña, sirope de canela y toque de Ginger beer o el Hollie Cook a base de vermut, licor de jengibre y soda de zumo de naranja.
De fondo, para evadirse y rememorar, música de los 80.

Sergio Arola te invita a quitarte la corbata, y con vermut en mano, relajarte escondido en un sótano de Madrid.

Nombre: SOT, la Vermutería de Sergi Arola
Contacto: http://www.sergiarola.es