Apenas lleva unas semanas abierto y ya se ha convertido en la referencia italiana de Pontevedra. El restaurante Camabalache ha inaugurado su primera sucursal en la ciudad del Lérez tras haber triunfado en varios puntos de Galicia.

Cambalache nació con un primer restaurante allá por 1984 en la coruñesa plaza de Maria Pita. Desde entonces su cocina ha ido creciendo hasta convertirse en una excelente opción para degustar pasta fresca y pizzas.

Su cocina tiene toques argentinos y asi se ve en los entrantes donde destacan las empanadillas, el chorizo pampeano con chumichurri. También ofrecen la famosa Provoleta Ponodoro o tostas de ahumados o longaniza.

En nuestra visita pedimos una degustación de empanadillas argentinas (6,15 euros). Vienen seis: Jamón y queso; carne; atún; Pollo al curry; cebolla confitada y mozarella, y Beicon, ciruelas y mozarella. La masa estaba muy crujiente y acompañadas de un Vino Lambrusco supusieron una buena toma de contacto.

En el apartado de pastas destaca la fresca rellana como los Capeletis rellenos de jamón; Raviolis de pollo, verdura y ricota; Zebra de zamburiñas y gambas o los Panzotti rellenos de centolla.

Nosotros nos decantamos por probar la otra especialidad de Cambalache: las pizzas. Eramos cuatro y con dos pequeñas (para una persona) y una mediana (dos-tres) fue más que suficiente ya que las cantidades de Cambalache son más que generosas.

La primera que probamos fue una Genovesa (9,80 euros): Salsa de tomate, queso mozzarella, beicon, cebolla caramelizada y orégano. Muy buena.

Toque gallego en la segunda de Jamón Asado (11,80 euros): Salsa de tomate, jamón asado, quesos gallegos, pimiento asado y setas al ajillo.

Por último llegó la mediana, la Marina (12,20 euros): Salsa de tomate, queso mozzarella, atún, gambas y orégano.

Otras opciones con una pinta estupenda son la Neri de Pulpo (masa especial con tinta de calamar, queso mozzarella, tomate natural, gambas, pulpo y aceite de pimentón), la Ajonjolí (masa especial con aceite de sésamo, salsa de tomate, queso mozzarella, salsa carbonara, crujiente de pollo, pimiento rojo y semillas de sésamo) o la Calzone Picante (relleno de salsa de tomate picante, queso mozzarella, salami y longaniza picante).

Pero no sólo de pasta y pizza vive Cambalache. También es importante el apartado de las carnes: Osso Bucco a la Genovesa, Milanesa a la Napolitana o Presa Ibérica, entre otras.

En los postres buenas copas de helado y un magnífico Milhojas de dulce de leche.

Siendo cuatro, con el vino, la cuenta nos salió por 55 euros. Hay que destacar el ambiente del local, totalmente restaurando, es muy acogedor así como el servicio –que a pesar de estar en rodaje- cumple con nota. En pocos días Camabalache se ha convertido en la principal alternativa italo-argentina de Pontevedra.

Restaurante: Cambalache Pontevedra

Dirección: Cobián Roffignac, 9

Contacto: 986 84 85 86

Nota: 7/10

  • Puedes seguir nuestras aventuras gastronómicas en Twitter: @JuanWes