De vez en cuando me apetece darme un homenaje carnívoro. En Pontevedra he encontrado la ‘Parrilla San Blas’, un restaurante que satisface de maravilla mi sobredosis de carne.

‘San Blas’, situado en la zona pontevedresa que le da nombre, es una restaurante-parrilla donde manejan a la perfección las brasas. Desde que cruzas la puerta y dejas a la izquierda la gran parrilla te das cuenta de que es una casa que homenajea los buenos cortes. Aquí se viene a comer carne, es más tan sólo hay bacalao –brasa, cocido o encebollado- en el apartado de pescados.

De entrantes no quedamos con los clásicos de la parrilla: chorizo criollo o rojo (2,50 euros) a la brasa. También hay pimientos del padrón (3 euros) o gambas –plancha y ajillo- (9 euros) o una excelente ración de Jamón de Jabugo Sánchez Romero Carvajal (15 euros) o de cecina de León (12 euros).

El plato estrella es el chuletón de buey (30euros/kilo – 45/kilo y medio) a la brasa. Carne tierna, jugosa y en plato caliente para que cada comensal le de su punto. Tampoco desmerecen las chuletas de cordero (16 euros) o de cerdo ibérico (14) o la pata de cordero (19).

En nuestra visita probamos el churrasco de ternera (9,50 euros/ración). Al igual que el chuletón lo sirven en fuente caliente. Lo pedimos poco pasado ya que en otra anterior visita nos lo sirvieron en su punto y los últimos trozos estaban ya demasiado hechos.

Acompañado de patatas y cuatros salsas: una de churrasco suave, otra un poco más fuerte, picadillo y una mahonesa ligera de ajo. Una ensalada también fue buen acompañante. Para beber nos decantamos por un ‘tinto del país’, bastante correcto.

Los postres simplemente cumplen: tartas caseras, cuajada o sorbete. En nuestra visita pasamos directamente a un café de pota. Teníamos que dejar sitio a un buen Gin-Tonic, el mejor remedio para una comida tan buena como copiosa.

Restaurante: Parrilla San Blas

Dirección: Rúa San Blas, 34 (Pontevedra)

Contacto: 986 84 64 19

Nota: 7/10