Hace justo un año los hermanos Reduello emprendieron una nueva aventura gastronómica poniendo su firma a un local de pinchos en el centro de Madrid. Patrones del restaurante ‘Las Tortillas de Gabino‘ buscaron en la originalidad del entorno y de la comida su sello de identidad. Así nació ‘La Gabinoteca’.

Se trata de un espacio rabiosamente vanguardista creado por ‘Pingpong Estudio’. Todas la decoración del local llama la atención: mesas incrustadas en la pared se fusionan con taburetes altos, sofás, mesas redondas e incluso un balancín.

La cocina presenta platos que los hermanos Reduello denominan “en pequeñas dosis”. Raciones individuales, muy trabajadas, pero que nos se quedan cortas. La carta la dividen en tres bloques: entrantes, platos principales y otros más contundentes.

En los primeros destacan el cucurucho de tortilla de camarones, los mejillones escabechados en casa y servidos en lata o la tapa del día (en nuestra visita eran lentejas estofadas o judiones con chorizito).

En nuestra visita nos dejamos asesorar por el buen servicio del local y probamos una tortilla de patatas y pimientos con brandada de bacalao. Sabrosísima tortilla reconstruida con espuma de bacalao servida en un vaso de cristal con cuchara.

Buena presentación en los platos principales: huevo, patata y trufa guardando su aroma en un tarro de cristal o los soldaditos infiltrados de pavía.

Nosotros nos decantamos por un plato simple pero memorable: un bocata de calamares. Como bien indica la carta “lo hacemos con chipirones”. En su punto de fritura y acompañado de pimiento verde y un toque de salsa ali-oli.

El tercer bloque de la carta hace guiños a la cocina casera del restaurante ‘La Ancha‘ (propiedad de la familia Reduello) con una excelente carne roja gallega con sal inglesa o carrillera de ternera estilo Nino. Probamos un tartar de corvina, bien fresco y bien aromatizado con limas.

No quisimos dejar pasar la ocasión de degustar la cocina de ‘La Ancha’ así que finalizamos con una tapa de callos con puré de garbanzos. Poco picantes, con jamón, y bastante desgrasados.

En el apartado de postres nos aconsejaron una fresca crema de queso. Santi Reduello aprendió este plato durante su paso por el restaurante ‘Arzak’ y ha querido reflejarlo en la carta. Todo un acierto.

En este primer aniversario de vida ‘La Gabinoteca’ se ha convertido en un referente de la cocina a pinchos en Madrid gracias a su buen hacer entre fogones y a sus precios comedidos. Cenar dos personas en este local (sin vino pero con cerveza) no supera los 40 euros. Hay que tener en cuenta que no realiza reservas. Un espacio para tener muy a mano en la agenda.

Restaurante: La Gabinoteca

Dirección: Fernández de la Hoz, 53 (Madrid centro)

Contacto: 913 991 500

Nota: 8,5 / 10