Aún recuerdo la cara de sorpresa que puse la primera vez que visite este local. Buscábamos un restaurante chino de chinos, es decir algo alejado de los asiáticos de barrio donde los rollitos primavera y la salsa agridulce son los protagonistas.

Bajamos a las ‘alcantarillas’ de Madrid para, en el pasadizo subterráneo que une Princesa con Gran Vía, comer en el Chino de la Plaza de España (no se exactamente la traducción de su nombre).

Una inmensa cola de personas -en su mayoría jóvenes y asiáticos- hacen tiempo en la puerta del local. Se trata de un restaurante pequeño (apenas 8 mesas), con decoración de dudoso gusto, donde se come muy barato (una cena sale por menos de 10 euros por persona) y de forma rápida.

La carta -hay una en chino- ofrece especialidades de la cocina tradicional asiática. Además existe la posibilidad de pedir algunos platos fuera de ella; esta opción la suelen utilizar los clientes chinos para pedir diferentes caldos y sopas.

Nosotros pedimos cuatro de los mejores platos que puedes degustar. Comenzamos con unas empanadillas asadas. Vienen rellenas de carne y se acompañan de soja.

Seguimos con arroz frito con ternera. Quizás algo seco pero mezclado con soja o salsa de chiles está realmente bueno de sabor.

El tercer plato es vermicelli frito. Finos y sabrosos fideos chinos rehogados con verduras.

Finalizamos la comida con Pastel de Año Nuevo con setas y verduras. Muy recomendable.

Comer en este Chino es una experiencia única alejada de los famosos restaurantes asiáticos que inundan las grandes -y no tan grandes- ciudades. No es un restaurante para visitar todas las semanas pero de vez en cuando es recomendable dejarse ver por allí para degustar sabores clásicos del gigante asiático.

Restaurante: El Chino de la Plaza de España (nombre coloquial)

Dirección: Pasadizo de la Plaza de España (Madrid)

Contacto: 915 482 103

Nota:7/10