Conocer un país a través de su gastronomía y de la mano de uno de sus vecinos –aunque hubiese sido de forma temporal-. Esa es la fórmula que nos llevó al taller gastro-oriental impartido por ‘Gastromaniac‘.

El sushi y sus derivados son uno de los productos que más auge tiene en la actualidad. En concreto en Sudamérica se ha convertido en todo una revolución. Pero ¿Cómo lo preparamos? ¿Lo que encontramos en los restaurantes japoneses madrileños es acorde a la realidad?

Rocio Persson, alma mater del taller, nos enrola en un viaje por Japón de más de tres horas de duración. Nos explica los conceptos teóricos fundamentales de la sociedad japonesa, sus costumbres, su forma de ser… Todo relacionado con esta forma de hacer cocina.

Ya con el delantal puesto llegó la hora de poner en práctica las lecciones aprendidas. Cada participante realizamos un tipo de sushi diferente. En nuestro caso nos tocó una buena combinación de colores y sabores.

Hay que decir que el arroz ya lo teníamos previamente preparado ya que necesita un largo tiempo de preparación. Necesita un buen lavado, hervirlo y reposarlo, abanicarlo en enfriamiento, sazonarlo con una mezcla de vinagre, azúcar y sal, y sólo cuando esté a temperatura ambiente podremos empezar a utilizarlo.

Comenzamos con un Makisushi de langostino, zanahoria y Pepino. Seguimos con un Uramaki de cangrejo, pepino, aguacate y un exterior de semillas de sésamo. Para el Nigiri me decanté por utilizar salmón.

Juntos realizamos un Oshizushi de pepino laminado, mayonesa, salmón ahumado y aguacate utilizando una caja de madera (oshibako) para el prensado del arroz.

Tengo que destacar dos creaciones un poco más alejadas de la tradición japonesa: Un Makisushi de Pulpo cocido, patata confitada, pimentón y sal maldón; Una cocina más hacia la tendencia japo-ibérica pero de resultado muy vistoso y de sabor espectacular.

Una vez finalizado el sushi llegó el mejor momento: la degustación de nuestras obras. Acompañados de una buena cerveza japonesa y en amena conversación cenamos un maravilloso sushi casero guiados por ‘Gastromaniac’.

Una experiencia amable, sencilla y muy recomendable para aprender los conceptos básicos del sushi japonés. Lo único que podemos decir es: “Gochisousama deshita” (gracias por la comida).

Contacto: Más información sobre el taller japonés