La ‘Bodega de la Arosa‘ es el templo de la cerveza en Madrid por derecho propio. Existen muchas variedades de cerveza, y muchas formas de tirarla, pero ningunas como lo hacen en esta centenaria taberna. Desde 1892 lleva ofreciendo, sin lugar a dudas, “la mejor caña de la capital”.

Cuando en la década de los 80 la moda de los pubs irlandenses aún no había invadido las grandes ciudades, ‘La Ardosa’ ya presumía de grifos internacionales.

Se trata de un local donde hay que ir sin prisas. Sentarse, pedir una pinta -también hay medias- y esperar con tranquilidad los minutos que necesita la cerveza para adquirir su cuerpo y volumen.

‘La Ardosa’ tiene tres grifos: ‘Guiness‘, negra y seca, tipo stout; ‘Pilsner Urquell‘, rubia checa con fuerte carácter y la alemana ‘Spaten‘. Una pinta sale por unos 5 euros.

La decoración del local se mantiene inalterable con el paso de los años. La vieja puerta roja está coronada por un memorial en honor a las barrigas más cervezerass. Antaño ‘La Ardosa’ acogía campeonatos de pintas, siendo el alemán Sebastian el que posee el record desde 1989 con 14 pintas negras en tres horas y veintidos minutos.

Además de por sus cervezas, el local es conocido por las tortillas de patatas que cada mañana realiza Concha Marfil con suma maestría. La patata pochada perfectamente y el cuajo del huevo se finaliza ya en el propio plato. Realmente es una obra de arte.

‘La Ardosa’ también ofrece un buen tapeo: canapés, pepinillos rellenos, croquetas variadas (cabrales, jamón, bacalao), cecina de León e , incluso, un maravilloso salmorejo andaluz.

Acudir sin prisa y saborear una buena cerveza en ‘La Ardosa’ debería estar catalogado como pecado. Simplemente es una experiencia única.

Cervecería: Bodega la Ardosa

Dirección: Calle de Colón 13 (Madrid)

Contacto: 915 214 979

Nota: 9/10