RSS

Archivo de la etiqueta: marisco

Mis momentos de 2010

Comenzamos nuevo año y con él una nueva temporada en ‘La Barriga del Glotón’. He aprovechado el último día del año para echar un vistazo a antiguos post. Viajes, comidas familiares, reuniones de Tapas&Blogs… recuerdos y más recuerdos.

Por primera vez voy a elaborar mi lista del año, son sitios donde espero repetir una pronta visita. He escogido lugares donde merece la pena detenerse y disfrutar. Para elaborar la lista me he basado en la calidad del producto, su relación calidad-precio y su servicio. Analizando todos estos factores éstos son mis seis elegidos.

La Tenada (Illas, Asturias)

Un menú de mediodía que no varía: 8 platos que repasan la gastronomía asturiana. Poté de berzas, huevos con picadillo, ternera guisada, queso de La Peral… Parada obligatoria si estás por Avilés o alrededores.

El Ancla (Pontevedra)

Para comer marisco a un precio más que asequible en Galicia. Por 25 euros (precio cerrado) puedes degustar una mariscada (camarones, cigalas, centolla, percebes…), un pescado y un postre. Incluyendo vino y chupitos.

Mesón Marcelino (Burgo de Osma, Soria)

Un lugar para disfrutar del cerdo. Magnífico menú degustación con sopa castellana, escabeches, cochinillo… en un entorno muy acogedor. Merece la pena perderse por las calles del Burgo, y tras tomar un buen vino, sentarse a la mesa de ‘Marcelino’.

El Quinto Vino (Madrid)

Si te gusta el vino, éste es tu sitio. Si te gusta el cocido madrileño, éste es tu sitio. Y si te gustan, las croquetas ‘de la abuela’, éste es tu sitio. No hay mejor plan para un miércoles que acercarse al mediodía para degustar su cocido en dos vuelcos. Las croquetas (las realiza cada mañana Doña Esperanza) son de las mejores de la capital.

La Gabinoteca (Madrid)

Pinchos de autor para una cena informal. Propuestas trabajadas como la tortilla deconstruida y otras clásicas, como el bocata de chipirones, que son el acompañante perfecto para unas cañas. No realiza reserva, así que si pasas por el local y tienes mesa no lo dudes. No te arrepentirás.

Casa Carlos (Oropesa del Mar, Castellón)

Si a una sabrosísima cocina con las mejores materias primas de la zona se une un servicio ejemplar el resultado es una cena para el recuerdo. Carlos realiza,a orillas del puerto deportivo, unos arroces de primera. No te pierdas el marisco (langostinos de Vinaros, mejillones, navajas…). Un local que nunca falla.

 
1 comentario

Publicado por en enero 1, 2011 en De viaje por...

 

Etiquetas: , , , , ,

Una mañana entre mejillones, ostras y vieiras

Aprovechando la presentación de la ‘Festa del mexillón’ que cada año se organiza en la localidad pontevedresa de Combarro pasamos unas horas visitando una de las centenares de bateas que guardan los tesoros de las tres grandes rías del sur (Arousa, Vigo y Pontevedra).

Combarro, pequeño núcleo perteneciente al concello de Poio, une a su belleza como pueblo marinero anclado en el tiempo los más de treinta hórreos gallegos que bañan sus pies en la ría. Una parada obligatoria si estás por la zona.

A mediodía, en una jornada con un sol de justicia, partimos de Combarro navegando por el margen derecho de la ría de Pontevedra. Los mejillones, que posteriormente degustaremos, comienzan a bordo su pequeña cocción mientras disfrutamos del litoral gallego.

Dejamos atrás la Isla de Tambo -polovorín militar- para detenernos en una de las bateas. En ella los encargados de ‘Embarcaciones Pellegrín’ nos dan una lección teórica sobre los moluscos.

Estamos en una batea combinada de mejillón, ostra y vieira. Nos muestran como los mejillones crecen en las cuerdas, como se usa cemento para pegar las ostras o los tiempos de crecimiento de las vieiras.

Poniendo rumbo de vuelta llegó el momento de la verdad: la degustación de los mejillones. En el interior del barco, observando la costa atlántica, y acompañados de unos tragos de buen vino Ribeiro de la zona, damos cuenta de unas cuantas bandejas de extraordinarios mejillones.

Sin darnos cuenta llega el momento de volver a pisar tierra firme. Atrás queda una mañana aprendiendo más y mejor sobre las maravillas de las bateas gallegas.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Isla de Arousa como sinónimo de marisco

Hay lugares que por historia y tradición van unidos a un producto. Es nómbralos y nos viene a la mente su seña de identidad. Así ocurre con la Isla de Arousa, población sinónimo de buen marisco.

Esta isla pontevedresa es un territorio que vive por y para la mar. Cuenta con unos 5.000 habitantes, de los cuales un alto porcentaje (superior al 20%) trabaja con licencia en el marisqueo.

Hace tan solo veinte años que se unió con tierra firme a través de un puente (primero en el mundo sin juntas de dilatación) por lo que hasta entonces la conservación de los productos era fundamental. Así crecieron innumerables saladeros y fábricas de conserva a lo largo de su costa.

En nuestra visita a la ‘Illa’ visitamos el Restaurante A Salga (salado en gallego), un local que rinde homenaje a estos ya viejos saladeros. Se trata de una brasería regentada por Antonio Millán que lleva abierta desde 1985 (aunque en 2004 cambió de ubicación).

Nuestra cena se basó en lo mejor de la materia prima gallega. Comenzamos con unas raciones de pulpo ‘a feira’, que acompañaban a la perfección los primeros tragos a un vino blanco D.O. Ribeiro Viña Costeira.

A Salga destaca por sus parrillas de pescado y marisco, siendo el pez espada uno de las joyas de la casa. Como no podía ser de otra forma probamos una de ellas.

La parrillada se presenta en una amplia fuente. Bien presentada. De mariscos traía: almejas, zamburiñas, vieiras, camarones, langostinos, mejillones, navajas

Y de pescados: merluza en rodaja, filete de pez espada y atún a la plancha. Toda una variedad de sabores que resultaron de lo más agradable.

La parrilla se acompaña de una bandeja de patatas fritas, poco aceitosas, de buen sabor y crujientes.

En cuanto a los postres probamos una tarta casera de orujo. Bien sabrosa. Perfecto colofón para una cena copiosa.

Cenar en A Salga, con vino, sale por unos 25-30 euros por persona. En un local a tener en cuenta para probar el buen producto gallego. El mal servicio –lento y poco atento- le resta puntos.

Restaurante: A Salga

Dirección: Paseo do Naval, 7 (Isla de Arousa, Pontevedra)

Contacto: 986551619

Nota: 6/10

 

Etiquetas: , , , , , ,

Daniel Sorlut firma la aristocracia de los moluscos en el mercado del siglo XXI

Hace ya unos largos meses el madrileño Mercado de San Miguel reabrió sus puertas para convertirse en el gran espacio gourmet de la capital. Atrás queda la idea de un mercado tradicional, con sus puestos clásicos de verdura y fruta. San Miguel se ha convertido en la referencia de la vanguardia madrileña gracias a la calidad de la materia con la que trabajan sus 33 puestos.

San Miguel no es un simple mercado. Mantiene la característica esencial de su primera inauguración en mayo de 1916: la estructuras de hierro. Es un mercado del siglo XXI con grandes cristales, espacios abiertos, milimétricamente ordenado y con un aire bohemio y refinado.

Este espacio ha sido el elegido por el productor francés de ostras Daniel Sorlut para abrir su primer puesto fijo en Madrid. Hasta el momento era proveedor de prestigios establecimientos madrileños: hotel Ritz o delicatessen Gold Gourmet. Sus ostras son consideradas en el panorama internacional como la aristocracia de los moluscos.

Sorlut presenta tres tipos diferentes de ostras: la ‘Fine Claire’ -con sabor a “mar intenso pronunciado” (1,20 euros/pieza)-, la ‘Special de Claire’ –“sabor avellana” (1,20), y la ‘Especial Daniel Sorlut” (2,50), definida por el propio productor como “suavidad en su carne, gusto intenso y carnosa”.

En nuestra visita aprovechamos para degustarlas. Hace 35 años Sorlut decidió trasladar de Marennes, zona ostrícola francesa por excelencia, a Normandía, concretamente a la playa de Utah Beach, parte de su producción. Las aguas normandas, ricas en fitoplancton, producen ostras especiales de calidad suprema y con sabor a avellana.

Al comprobar que sus ostras se adaptaban perfectamente a este nuevo entorno, decidió seleccionar algunos lotes criados en Marennes durante año y medio y enviarlos a Normandía durante un año más para culminar el proceso de engorde. Una vez criadas, las ostras se repatrían a su lugar de origen para ser depositadas en bateas de almacenamiento consiguiendo así que su cáscara se consolide.

En total, habrán pasado cerca de 3 años antes de que la “Especial de Daniel Sorlut” llegue a su grado óptimo de maduración. La mezcla de aguas marinas de Normandía y de Marennes harán que esta ostra alcance el 20 % de carne de su peso.

Nos sentamos a degustar las ostras en una de las espaciosas mesas del Mercado. Nos recomiendan no “aliñarlas” con limón –en todo caso con un gramo de pimienta –y atrevernos con su sabor natural.

El sabor a mar del molusco es espectacular. Salado, consistente, deja un paso de boca que acompañado de una copa de vino blanco o champagne es irrepetible. Por estos pequeños detalles hay que dar las gracias de volver a tener a San Miguel entre nosotros.

 
 

Etiquetas: , , , , ,

‘El Ancla’, un lugar en Pontevedra para disfrutar de la buena materia prima

La costa de Galicia es considerada como la capital del marisco gracias a la calidad de su materia prima. Aprovechando que el mes de diciembre tiene ‘R’ (son los mejores para el marisco) buscamos en Pontevedra un lugar donde merezca la pena sentarse sin prisa y disfrutar de los productos del mar.

En la carretera general que une Pontevedra ciudad y Sanxenxo, a la altura de Chancelas, encontramos  ‘El Ancla’, un hostal-restaurante que puede presumir de fresco pescado y maravilloso marisco a un precio muy ajustado.

Se puede pedir a carta pero lo mejor es decantarse por una especie de “menú degustación” en la que entra mariscos como entrantes, pescado como principal, postre y vino de la casa.

Comenzamos en materia con una espectacular fuente de marisco: bruños (centollas), langostinos, cigalas y camarones. Bien frescos y en su punto de cocción.

El menú sigue con una bandeja de percebes. De tamaño pequeño-medio pero con buen sabor. No es el gran percebe de Cabo Roncudo, en Corme, pero merecen la pena y mucho.

El tercer plato suelen ser almejas a la marinera. En esta ocasión no tenían y fueron sustituidas por unas navajas a la plancha. No pasó nada porque los “longueirones” estaban sublimes.

Llega la hora del plato principal: pescado según mercado. En nuestra visita había varias opciones como rape a la plancha, merluza en diferentes formas o besugo al horno. Nosotros nos decantamos por un maravilloso rodaballo a la plancha con sus patatas cocidas. Hay que destacar también una inigualable raya a la gallega en temporada.

Finalizamos la comida con una degustación de tartas y con dos botellas de licor café y orujo de hierbas. La comida la puedes acompañar de buen vino casero blanco o tinto.

El precio de este menú es de 25 euros por persona. Es necesario reservar. Una experiencia maravillosa, en la orilla de la ría de Pontevedra, por un módico precio y que merece ser disfrutado en cada visita al sur pontevedrés.

Restaurante: El Ancla

Dirección: carretera general Pontevedra- Sanxenxo, a la altura de Chancelas.

Contacto: 986 741 173

Nota: 9/10

 

Etiquetas: , , , , , , , ,